La Escuela de la Felicidad

Algunas personas definen la Metamedicina como una filosofía de vida, otras la presentan como una medicina psicosomática, otros como la medicina de las emociones, o también como una medicina del alma, pero todas son unánimes cuando afirman que es, antes que nada, una medicina de despertar de conciencia que lleva a la persona que decide recorrer ese camino a dominar mejor su vida.

La Metamedicina no pretende sustituir el tratamiento de un médico, un terapeuta o un psiquiatra. Puede, sin embargo, resultar muy eficaz como sostén e integración de un camino evolutivo personal. Apunta más bien a una introspección de la persona que realiza una consulta, y favorece así una mejor colaboración entre un paciente y su médico. El consultor en Metamedicina no hace diagnóstico, no prescribe medicamentos, y no sustituye de ninguna manera el cuerpo médico. Un consultor en Metamedicina está formado a la escucha profunda de la persona que lo consulta. Con las herramientas de la Metamedicina, guía a la persona a tomar conciencia de la causa de los desequilibrios emocionales, físicos y mentales que lo dominan; lo acompaña a liberarse de ella y a recobrar así su propia armonía.